Crítica a Mario Paper – Entradas Vinculadas: Súper Mario RPG

Mario Paper es un título enigmático, tanto así que incluso después de terminarlo no puedo decir si es bueno o malo. Mi problema con este juego es que he intentado dármelo vuelta demasiadas veces durante los últimos 7-8 años, pero por una u otra razón nunca fui capaz de conseguirlo. Ya sea porque la consola pasó a mejor vida, me pedían regresar el cartucho o el rom se trababa a partir de cierto punto, sólo recientemente se me presentó la oportunidad de jugarlo como Dios manda y ahora estoy presto a redactar un análisis sobre ello.

Por si no lo sabían, Mario Paper vio la luz en Japón durante el 2000 y fue promocionado como una secuela directa del Super Mario RPG. La plataforma escogida para su lanzamiento fue el Nintendo 64.

Pese a que comenzó siendo la esperadísima secuela del SMRPG, al poco andar tuvieron líos de copyright con Square y el proyecto derivó en algo completamente distinto.

No me molesta en lo absoluto que se hayan distanciado del Súper Mario RPG original. La relación con Square estaba pasando por sus peores momentos, y era precisamente aquella empresa la dueña de casi todo lo que hizo famoso al juego. Tenían las patentes de la gran mayoría de los personajes, de la música, de los gráficos y del gameplay. Frente a ese desolador panorama Nintendo no tenía por dónde, así que prefirieron cortar por lo sano y modificaron el proyecto para convertirlo en algo nunca antes visto. A partir de este punto le cambiarían el título: Pasó a llamarse “Mario History” (Paper Mario en occidente).

La única opción que tenía la compañía para sacar adelante la franquicia era comenzar de cero, y eso fue lo que hicieron. Paper Mario es un juego tan distinto al SMRPG que ni siquiera pueden considerarse dentro de un mismo género. Fuera de lo que ya mencioné, no existe ningún vínculo entre ambos títulos.

Algunas cosas básicas que deberías saber del Mario Paper

-Es un juego raro: Nunca verás nada ni remotamente parecido. Está categorizado dentro de los RPG, pero salvo ciertos elementos distintivos como son la barra de vida, los puntos de experiencia y las transiciones a las escenas de combate, me atrevería decir que se trata de un juego inédito. Sus postulados no coinciden en forma estricta con los de ningún género que conozco. Es un caso bastante atípico.

-Definitivamente NO es un RPG: O si lo es, es bastante poco convencional. Me atrevería a considerarlo más dentro del género de la aventura ya que carece de los elementos fundamentales en los RPG como son los equipos personalizables (armas, armaduras y preseas) y la posibilidad de crear un grupo de aliados que luchen a tu lado. Este punto es muy debatible y será desarrollado en los siguientes párrafos.

-No hay armas personalizadas ni armaduras: En este juego sólo encontrarás upgrades para tu arma básica (el martillo), pero no son opcionales. Tienes que conseguir las mejoras sí o sí para seguir avanzando en la historia, así que apenas clasifica como “arma” para los cánones del RPG convencional. Tampoco hay armaduras, yelmos ni escudos. Lo único que podemos recolectar y distribuir a nuestro antojo son las preseas. Mario cuenta con una cantidad de espacios variable para colocar las preseas que vas consiguiendo a lo largo de la aventura, la cual depende de una selección que haces al subir de nivel (puedes optar entre aumentar tu HP o la cantidad de preseas utilizables en combate). Se trata de un sistema de accesorios muy similar al del FF3USA y FF7 con la salvedad de que algunas preseas ocupan más espacios que otras. El juego te obliga a escoger entre distintas combinaciones de preseas para progresar en la aventura.

-Mario no tiene compañeros de equipo: Lo único que tiene son un montón de mascotas que cumplen distintas funciones, pero están lejos de ser un verdadero personaje como Bowser o Geno en el Mario RPG. Las mascotas no tienen HP y no interactúan “directamente” en la pelea. Salvo casos muy excepcionales los enemigos no pueden herirlos. El combate termina instantáneamente cuando Mario consigue vencer a sus enemigos o es derrotado.

Las mascotas tampoco suben de nivel ni pueden portar preseas. A lo sumo es posible encontrar unas cajas transparentes que suben los estatus de una de las mascotas a la vez, aumentando un poco su fuerza y enseñándoles un nuevo ataque.

Por regla general sólo puedes usar una mascota por combate y debe definirse en el menú general antes de entrar en batalla, aunque durante las mismas puedes cambiar de pokemon sacrificando un valioso turno para actuar (lo cual es una idiotez 99% de las veces). Casi al final de la aventura conseguirás una presea que te permite cambiar de mascotas en combate sin perder un turno.

-Debe ser uno de los juegos de Mario más fáciles que existen: Mario Paper tiene un grado de dificultad nulo, así de simple. Se trata de un juego fantástico para los más pequeños ya que cualquiera con pulgares invertidos puede dárselo vuelta, pero aquello resulta muy decepcionante para usuarios con algo de experiencia en el área. En lo personal siento que se excedieron con la complejidad (o más bien dicho, falta de ella) durante la aventura. Hay que ser extremadamente malo para no ser capaz de terminarlo.

-La historia es demasiado simple: Olvida todo lo que viste en SMRPG, porque en esta aventura Mario regresa a sus orígenes para presentarnos una historia bastante tradicional. Bowser ha secuestrado a la Princesa utilizando el poder de una barita mágica que robó de la senda estelar. Mario deberá atravesar el mundo en busca de las distintas estrellas que forman la senda para así conseguir un poder capaz de equipararse al de Bowser.

Este juego deja de lado todo lo que hizo famoso al argumento del Súper Mario RPG. Acá no encontraremos drama ni personajes memorables, tampoco un concepto sólido que te sorprenda y se vaya renovando a sí mismo a medida que progresas en la partida. Si MRPG es lineal, este juego es la línea del Ecuador en todo su esplendor. Jamás habías visto un título con un argumento tan tedioso y repetitivo.

No sé si la historia sea el aspecto más negativo del Paper Mario. Es cierto que es monótona a más no poder, pero tampoco es algo estrictamente ajeno al género. Por regla general los RPGs tienden a ser repetitivos y monótonos, es casi como un principio fundacional del área. Cualquier cosa que implique hacer lo mismo una y otra vez durante muchísimas horas es tedioso, y nadie puede contra-argumentar al respecto. Es muy raro que los RPG se reinventen a sí mismos durante la aventura para mantener fresco el concepto y evitar el aburrimiento del jugador. Casos por excelencia de esto son el Chronos de SNES, el FF7 y el SMRPG, y todos lo consiguieron gracias a que gozan de un hilo narrativo que no cesa de sorprenderte. Pueden gustarte los giros argumentales o no, pero no puedes negar que consiguen mantener la atención del jugador en la pantalla.

Paper Mario sobresale en muchos sentidos, pero el apartado argumental es demasiado simple para un juego que pretende ingresar al pabellón de honor de los RPGs (pese a no reunir todos los requisitos del género).

-El sistema de experiencia también es atípico: No es una barrita que se va llenando ni una cantidad de puntos que debe alcanzarse. Acá vas juntando pelotitas y cuando llegas a cien entras a un menú especial donde puedes escoger entre subir el HP o aumentar la cantidad de preseas. Mario NO tiene estatus bases en este juego como fuerza, defensa, magia, etc. (otro argumento sólido para refutar su calidad de RPG).

Los enemigos no te dan una cantidad fija de pelotitas cuando los derrotas. Con cada “nivel” que avanzas la cantidad de experiencia que recibes de ellos disminuye, y tendrás que buscar oponentes más fuertes para proseguir en la aventura. Lo anterior es algo muy interesante y novedoso, ya que le pone un límite a los sobre-leveleos y te mantiene enfocado en el juego. Siento que el sistema está muy bien planteado, pero la nula dificultad echa tierra a uno de los aspectos más destacables del título. Es cierto que no puedes abusar de tus enemigos con niveles desorbitantes como en casi todos los RPG, pero de nada sirve aquello si el juego no te ofrece resistencia alguna.

-La música es una mierda: No hay absolutamente ninguna pista memorable. Se trata de un OST genérico sin impacto (lo cual es raro en la franquicia, ya que está plagada de buenas pistas de audio). En este apartado SMRPG barre el piso y usa al MP como virutilla.

Los gráficos son interesantes: No maravillosos, pero cumplen su función sin mayores pretensiones. El engine gráfico es original de este proyecto, aunque he leído reviews de gente mucho más amargada con una opinión bastante dura al respecto. La queja recurrente apunta a que los gráficos son muy simples (lo cual es cierto, pero siento que se adaptan bien a la temática del juego). También hay muchas pixelaciones cuando Mario se va a acostar, entre otros casos muy puntuales que no vale la pena mencionar.

-Peach es insoportable: En serio, he llegado a sentir que se esforzaron en hacerla lo más molesta posible. La veremos entre escenarios (uno por cada estrella y el final) en su rol de “Princesa en Apuros”. Podremos controlarla por instantes, aunque en realidad lo único que haremos será deambular por el castillo sin nada relevante que hacer. Ya sea mirando el diario secreto de Bowser o enviándole a Mario algunos consejos poco prácticos, las desventuras de Toadstool no son más que una brutal pérdida de tiempo. Para colmo Peach avanza lento, no salta y la gran mayoría de las veces toca moverse furtivamente para no ser descubierto. Estas secuencias son tan lentas que te hacen imaginar cómo sería si la Princesa fuese la misma del SMRPG. Denle una sartén, la Lazy Shell y unos cuantos syrups y Bowser tiene los días contados.

-El sistema de combates es novedoso y entretiene: Me agrada mucho la forma en que peleas en este juego. Con Mario puedes golpear a los enemigos saltando o con un martillo y tus pokemons tienen entre 3 y 4 ataques personalizados. El martillo debe cargarse para golpear a máxima potencia y el salto debe complementarse presionando el botón en el instante preciso.

La forma en que el juego distribuye el daño en combate también es muy poco convencional. Ya he mencionado que Mario no tiene stats, pero puede ir sumando daño a medida que consigue upgrades para su martillo y botas. También influye mucho la configuración de preseas que elijas (puedes escoger entre una modalidad ofensiva, defensiva y mixta. Recomiendo con los ojos cerrados la primera ya que de por sí es muy difícil que los enemigos te derroten).

Comienzas haciendo “1” de daño, “2” si conectas bien el 2do salto, y terminas la aventura haciendo un máximo de 15 puntos en un mismo turno (es aproximado, quizás pueda hacerse más conectando muchos saltos con las preseas adecuadas). Bowser es el enemigo con más HP del juego y sólo tiene 99 puntos de vida.

-El gran final: El juego termina con un desfile, haciendo una referencia más que explícita al SMRPG. Me parece una buena forma de hacerle tributo, pero no les quedó muy bien que digamos y peca de aburrido. La música no le hace justicia, tampoco los personajes. Se trata de un desfile demasiado sobrio y sin chiste.

-Aspectos más negativos; Buscar trozos de estrella y los intercambios de cartas: Si me preguntan por algo que de verdad ODIO del PM hasta el punto de sufrir una embolia son los inútiles, molestos e insufribles intercambios de cartas que se prologan hasta el final del juego. Es cierto que los RPG son tediosos por default, pero opino que Paper Mario lo llevó a un nivel completamente diferente. Durante toda la aventura el protagonista deberá enviar y recibir cartas en un ciclo eterno a cambio de trozos de estrella y para desarrollar una sub-trama que no le importa a nadie (va de una reunión entre amigos o algo por el estilo, pero dejé de prestarle atención por la carta número catorce mil quinientos treinta y cinco). Durante la segunda mitad del juego te meterás de lleno en un intercambio de correspondencia que concluirá casi al final de la aventura, y como recompensa a todo el sudor que has derramado atravesando el mundo enviando las jodidas cartas recibirás una presea inútil, que incluso puedes comprar en tiendas. No tienen ni idea lo MUCHO que me emputeció pasar días completos de mensajero para finalizar las cadenas de una forma tan decepcionante. Cuando me enteré de esto me costó un poco asimilar el tremendo trolleo al que había sido sometido con toda esa tontería. Debe tratarse de una de las sub-misiones más inútiles jamás concebidas en un juego de video a la fecha.

Los trozos de estrella sirven para comprar preseas geniales a un tipo que te encuentras casi al principio del juego. Su stock de objetos es visible desde un comienzo, por lo que siempre estarás muy entusiasmado cada vez que consigues un trozo y te acercas poco a poco a los premios más suculentos. El problema reside en que los trozos de estrella están ocultos en los mapas y la única forma de encontrarlos es golpeando a todas las cosas que se te pasen por delante. Es por eso que te pasarás gran parte de la historia dándote cabezazos con los árboles (hasta que consigues una presea que emite un pitido cuando tienes un trozo cerca).

Punto final

Como debe haber quedado de manifiesto en la entrada, mi relación con este juego es de amor-odio. Sobresale en muchos aspectos, aunque sus debilidades le restan credibilidad a sus fortalezas.

Se supone que aquí debería escribir algo profundo e interesante que resuma el contenido del artículo, o a lo menos acote algo que se me pasó durante la redacción, pero estoy algo cansado y sin ideas para el cierre. Mencioné todos los temas que quería desarrollar del juego y no tengo nada más que decir al respecto.

Espero que les haya resultado interesante el artículo. Nos vemos en otra ocasión.

~ por ANGRYFREAK en noviembre 11, 2011.

5 comentarios to “Crítica a Mario Paper – Entradas Vinculadas: Súper Mario RPG”

  1. viejo hablas de “mascotas” .. que estas mascotas no participan en el combate? Creo que deberias “JUGAR” bien el juego antes de decir eso, estas muy equivocado.

  2. Claramente estoy siendo sarcástico. Nunca dije que no participaran en combate, sólo mencioné que no lo hacen “directamente” como Mario. Se trata de personajes de apoyo que ni siquiera pueden morir. No portan equipo, no tienen HP, 99% de las veces los enemigos no pueden herirlos, etc.
    No tengo nada contra el sistema de mascotas en este juego, pero quería poner énfasis en las diferencias estructurales del Paper Mario con los RPG tradicionales.

  3. NO SOY QUIEN PARA DECIRLO, PERO CREO QUE A ESTE ESPACIO LE FALTA HABLAR DE MARIO KART. YA QUE ESTÁS HACIENDO REVISIÓN DE ALGUNOS TÍTULOS DE LA SAGA.

    SÉ QUE ES UNA HEREJÍA PEDIR REVISIONES, PERO QUE MÁS DA, SI SIEMPRE SE AGRADECEN LAS PALABRAS, DE ELOGIO O DE IRA CON UN JUEGO.

  4. Me encanta el Mario Kart, pero no sabría qué escribir sobre él. La verdad es un juego muy simple y sin contexto histórico interesante.

  5. 😀 ¡Genial! Estaba ansioso de leer otro de tus posts Angry, la verdad es que siempre me dejas con ganas de probar los juegos sobre los que escribes. Siempre he tenido curiosidad sobre este juego, y es de los muchos que nunca pude jugar, haber si me animo a probarlo en la pc uno de estos días. ¡Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: